User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

 

Al terminar de escribir mi primer libro” Simple-mente sé feliz”, me di cuenta que la felicidad no dependía solamente de querer serlo, sino de tener un plan claro con rutas definidas.

De mucho amor por ti mismo, para que en momentos de introspección fueras amoroso pero exigente, ni tan mental ni tan emocional y que a medida que fueras analizando todos los aspectos de tu vida, tomaras decisiones, liberaras, perdonaras y construyeras la vida que te mereces. 

¿Te has preguntado para lograr un resultado nos cuesta tanto trabajo ejecutar o poner en marcha un plan, una acción? Que pasa que queremos algo con toda el alma y no nos atrevemos a lograrlo. Definitivamente Sin un plan de acción claro jamás tu intención será una realidad. ¿Pero, porqué el mundo está lleno de buenas intenciones? Creo que nos llenamos de miedos que nos impiden actuar, de tanto analizar nos paralizamos y no damos el paso, el miedo más común es el Miedo al fracaso: hacer un esfuerzo y que no salga como esperas. Miedo a no conseguir el dinero, Miedo a que la gente no le guste nuestro producto. En todos los casos anteriores el miedo es simplemente enfrentarte a algo que es desconocido. Las suposiciones nos llenan de pensamientos negativos, nos inventamos historias y nos dejamos enredar en una situación de algo que sin probar, ya nos produce pánico. Te recomiendo un libro de Wayne Dyer “El poder de la intención”, donde pude entender lo que pasaba en el universo en el momento que deseas algo.

La intención es la voluntad que nos mueve a lograr o conseguir un objetivo. Este sueño genera una poderosa energía que te invita a una acción, a hacer algo por lograrlo o a modificar un comportamiento. Las intenciones se expresan a través de un pensamiento, el pensamiento genera un sentimiento y el sentimiento genera una acción. Cuando logramos que la intención sea clara y enfocamos nuestro propósito a obtener el resultado esperado creamos nuestra realidad. Te has preguntado qué pasaría si tuvieras un meta en cada situación de tu vida. Revisa tu desarrollo profesional, donde estas, donde quieres llegar y como lo vas a lograr?

A nivel familiar, pregúntate como podrías aportar calidad al tiempo que les dedicas o como podrías fortalecer las relaciones con tus amigos. ¿Como esta tu salud, podrías mejorar algo? Que hábitos debes modificar. Una vez tengas claro a dónde quieres llegar, visualízalo y escribe tu plan de acción. Todos los días trabaja para que no te desenfoques. Te aseguro que veras un cambio en tu vida. Cuando encontramos el QUE, enseguida nos aparece el COMO Hay tres tipos de personas:

  • Los que no saben lo que quieren, por lo tanto, no saben por dónde comenzar ni a que apuntarle, les cuesta definir sus intenciones y se dejan llevar por el día a día.
  • Los que la saben lo que quieren, pero no se atreven a darle forma, se les dificulta la acción.
  • Y los que fluyen en sus intenciones. Tienen la capacidad de enfocarse en la acción, concretan sus metas, persisten y perseveran no importa cuanta dificultad encuentren en el camino.

Cual quieres ser Tú???