Blog de Annie

Blog de Annie

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

 

 

¿Qué pasa por nuestra mente cuando afrontamos una situación que no nos gusta? ¿Qué pasa, por ejemplo, cuando estamos haciendo la fila en algún banco y

delante de nosotros hay una persona que se está demorando más de lo habitual con sus trámites? ¿Cuál es nuestra reacción inmediata? normalmente es la de

molestarnos...

, renegar y hasta llegar al punto de quejarnos, pero me pregunto; ¿Realmente el problema es del banco, del cajero, o de la señora que se demora?

Yo diría que el problema es de nosotros, que no sabemos asumir la espera con paciencia y que realmente no aceptamos lo que no podemos controlar.

Te recomiendo estas pautas para que tengas en cuenta en el momento en que la rabia se empiece a apoderar de ti.

  • En momentos de ira o rabia haz una pausa. No hagas ni digas nada, podrías cometer un error del que seguro te vas a arrepentir y es que a veces decimos o hacemos cosas sin pensar: herimos, juzgamos y hacemos daño incluso a los que más amamos. Aprende a detenerte y si es necesario aléjate de esa situación incómoda durante unos minutos, respira profundo, lentamente y cuenta hasta diez las veces que sean necesarias.
  • Aprende a desmenuzar el problema, identifica los factores que están involucrados y resuélvelos uno a uno, como un nylon que se enreda, ves sacando hilito por hilito. No vas a resolver todo enseguida, pero si aclaras una situación a la vez, lo lograrás. Es importante ver el problema desde la perspectiva del otro, ponerse en los zapatos de los demás e ir sacando conclusiones propias, serás más justo en tus juicios y resolverás más fácil tus problemas.
  • Olvida rabias del pasado, focalízate en resolver asuntos que te incomoden hoy. No vale la pena traer al presente cosas del ayer, peleas de antaño ni rencores reprimidos. El problema a resolver es uno y deberías ser el único. Controla tus emociones, no dejes que sean el factor que dominen tus decisiones. Desprenderte por momento de ellas será bueno para ti. 
  • Evita suponer, evita dar por hecho ciertas situaciones a través de indicios o suposiciones, no sin antes tener certeza completa de las cosas que te están pasando. Nos causamos mucho daño y sufrimiento pensando cosas que probablemente no sean como imaginamos. Toma decisiones basado en hechos concretos, no en suposiciones.
  • Y recuerda; la felicidad es un camino que construyes día a día con tus decisiones. Tú decides si quieres resolver una situación hoy o vivir por mucho tiempo con eso que te aqueja.