Blog de Annie

Blog de Annie

User Rating: 5 / 5

Star ActiveStar ActiveStar ActiveStar ActiveStar Active
 

 

¡Cállese, vieja bruja! Fue el grito que escuché cuando le reclamé al dueño de un perro de raza Guaymaral (considerado un perro de cacería, sin correa ni bozal), porque éste había atacado a mi perrito Shitzú...

de un año y con correa. Al parecer por ser una bolita de pelo creen que es un juguete y es la tercera vez que me lo tratan de morder. 

De veras me pregunto: ¿Qué nos pasa? ¿Dónde quedó el parque donde salíamos a compartir con los vecinos sentados en la banca “echando cuentos”? Si bien esa es la razón de ser de un espacio público, donde desconectarse, respirar aire puro, relajados y disfrutar. 

¿Qué pasa que hay un código de policía que a la gente le ha costado tanto acatar, pero más allá de eso, donde quedó el código del buen vecino?  Lo que nos enseñaron en la casa y sin que esté escrito, deberíamos tenerlo presente. 

Donde quedó la cortesía, saludar, ponerse a la orden con nuevos vecinos, que ni conocemos. Ser amable con los que te sirven: el portero, el de la piscina, la señora del aseo.

La consideración: Con los que nos ayudan. No pensar solo en tu comodidad y ser responsable con lo que hacemos, lo que hacen nuestros hijos, mascotas y todos los que dependen de nosotros.  Si nuestros actos afectan la tranquilidad del otro, qué hacemos para evitarlo. A los muchachos del parque que pasan horas bajo el sol, limpiando el mugre que dejamos: el sucio de las mascotas, las colillas de cigarrillo y hasta botellas me he encontrado. 

Paciencia, tolerancia y  respeto pero sobre todo: controlar la rabia que sale en momentos donde no sabemos como actuar, los perros sueltos en un parque caminado detrás del amo: “Wow” que  ego tan grande y apenas pasa una perrita en celo, al perro se le olvida que que debe lucir a su amo y aquí vienen los  accidentes. 

Donde queda la buena comunicación: poder decir lo que queremos, escuchar para entender lo que nos quieren decir y no para contestar con una piedra en la mano, señal de que no tenemos nada que decir y viene la ofensa.  Hablemos de buena forma, en un tono moderado, sin agredir, para buscar una solución. 

Aprendamos a convivir, es importante ser parte de los comités, involucrarse con la comunidad de manera a poder aportar, tantas personas critican, pero no se involucran.  Respetar las reglas, participar en las actividades. Pero sobre todo SER UN BUEN VECINO. Todo este malestar se hubiera evitado con un “LO SIENTO”.